FELIZ CUMPLEAÑOS!

cumpleLos cumpleaños son, sin duda, uno de los acontecimientos más trascendentales en la vida social de nuestros hijos. Especialmente cuanto más pequeños son. No importa que falten 3 días o 7 meses para el acontecimiento, siempre está presente en sus conversaciones. La lista de invitados se amplia o se reduce. Los cumpleaños son una gran fuente de felicidad y emociones… pero también de dolor y frustración. Especialmente en el caso de los niños con discapacidad.

Los padres sufrimos si nuestros niños no son invitados. Y muchas veces también cuando sí lo son porque ni los lugares donde se celebran las fiestas infantiles ni las actividades que allí se desarrollan, han sido diseñadas pensando en la existencia de niños con discapacidad. El resultado suele ser que mi hijo acabe jugando solo en una esquina, lo más apartada y segura posible dentro del movimiento caótico generado a su alrededor, o que su papá o yo nos convertimos en su compañero de juegos.

Esta situación me genera un enorme dolor y cada vez que llega a casa con una invitación se me plantea el mismo dilema: si no acude, corremos el peligro de que dejen de invitarle lo que dificultaría enormemente su integración social. Si va, sufrimos los dos y muchas veces también los padres del niño de cumpleaños que son conscientes de las dificultades de mi hijo para participar en las actividades con el resto de niños que, generalmente y a estas edades, consisten básicamente en moverse solo, escuchar mucho ruido.  Resulta una situación muy violenta y yo comprendo perfectamente que ellos deban elegir el lugar de celebración en función de los gustos, intereses y predilecciones del niño que cumple los años, de las posibilidades económicas de esa familia, del emplazamiento del local para facilitar que todos los niños convocados puedan acudir, etc… y no en función de mi hijo. Yo les agradezco de corazón su implicación al animar a sus hijos a que le incluyan en la lista de invitados, a pesar del desasosiego que esta situación les pueda generar.

En todas las situaciones nos hemos acomodado y creo que esa es la clave! .Buscarle el lado más positivo para que Ale sea “parte” y pueda disfrutar como todos.

Mi hijo siempre quiere celebrar el cumpleaños en casa. Es un entorno donde se siente seguro y que le permite SER él mismo. Si quiere salir descalzo, o no retirarse a tomar su jugo o sencillamente ir a dormir como ya lo ha hecho en sus cumpleaños anteriores.  Todos lo pasamos genial, por que ese día todo es posible y la casa se llena de alegría y compresión y se suelten las desesperanzas y las angustias que podrían invitados con relación al “cumpleañero”  porque lo ven feliz . Luego queda ordenar la casa, pero compensa mil veces por la felicidad que nos aporta a todos.

Selección y adaptación de juguetes para niños y niñas con discapacidad

Fuente: Juego, Juguetes y Discapacidad. La importancia del Diseño Universal.
Publica: AIJU (España)
Publicado en Paso-a-Paso, Vol. 22.2

Nota: A continuación se ofrecen extractos de esta guía, disponible para su descarga gratuita aquí:
http://www.guiadeljuguete.com/2009/docs/juego-juguete-y-discapacidad.pdf

En ocasiones, los niños  con discapacidad pueden utilizar los juguetes comercializados pero, algunas veces, la accesibilidad a estos productos es reducida o nula.

Cuando el juguete no puede ser usado por estos niños, tal como se comercializa, a veces es posible variar los objetivos o reglas del juego, o realizar algunas adaptaciones que, bien pueden ser muy sencillas, (p.e. fijar el juguete con velcro a una base) o requerir la intervención de especialistas (p.e. traducir los efectos sonoros en efectos visuales).

Existen diversos tipos y grados de discapacidad, y ello genera una gran dificultad para marcar unas directrices generales respecto a cómo seleccionar, adaptar o diseñar juguetes para este tipo de personas. No obstante, a continuación se indican una serie de recomendaciones generales para la selección y adaptación de juguetes para personas con discapacidad.

Consejos generales para la selección, diseño y adaptación de juguetes para niños y niñas con discapacidad

Debe cumplirse un “Diseño para Todos”, de forma que niños/as con y sin discapacidad, puedan utilizar los mismos juegos en similares condiciones. Así conseguimos la participación de los niños/as con discapacidad en el juego de los que no la tienen y se reduce la diferenciación al utilizar juguetes accesibles.

• Los juguetes deben ser versátiles, es decir, que permitan varias formas de interacción o que posibiliten cambiar sus reglas para facilitar la adaptación de cada juguete a cada caso.
• Deben ser adecuados a su edad, aunque se encuentren en una etapa anterior de desarrollo. Por ejemplo, en un centro de actividades de manipulación para un niño/a de 10 años con discapacidad motora adaptaremos el tamaño y la propuesta de juego porque, seguramente, no le resultará interesante uno de los que habitualmente usan los bebés.
• Debemos asegurarnos de que las adaptaciones respeten las normas de seguridad para la fabricación de juguetes y no introduzcan peligros. Por eso es fundamental consultar con un especialista.
• En ocasiones, los niños/as con discapacidad pueden tener ritmos de aprendizaje distintos a otros, por ello es importante cuestionar y adaptar las indicaciones respecto a la edad.

Juego y discapacidad motora

El juego de los niños/as con discapacidad motora está muy condicionado a su capacidad de movimientos y a la cantidad y tipo de recursos lúdicos a los que pueden acceder.

Muchas personas con discapacidad física tienen dificultades para el manejo de juegos y juguetes, precisamente porque éstos requieren de habilidades que están en estos casos más comprometidas: el desplazamiento, la movilidad de segmentos corporales, los alcances, la precisión en movimientos, la coordinación, etc. Esta dificultad implica, en muchas ocasiones, que el aprovechamiento de los juguetes no sea al 100%, que sean necesarias adaptaciones en los productos o que necesiten ayuda de terceras personas durante el juego.

Normalmente los niños/as con discapacidad motora empiezan su rehabilitación física en los primeros meses de su vida. Los padres ponen mucha energía e interés en esta actividad y, a veces, se descuida la estimulación a través del juego y el disfrute a través de la propia actividad lúdica.

Hemos de ser conscientes de que para muchos niños con discapacidad motora, poder activar un juguete a través de un pulsador, no es una acción que se queda en ella misma, sino que es el primer paso, para después acceder a otros dispositivos como un ordenador personal, un comunicador, un mando de televisor, una llave, un interruptor de la luz, etc.

Así, además de los propios beneficios del juego, poner en marcha un juguete, forma parte de un proceso de aprendizaje que abre todo un mundo de posibilidades en el control del propio entorno y de la propia vida.{mospagebreak}

Juguetes para niños/as con discapacidad motora

Consejos para su selección y diseño
• Que se manipulen mediante técnicas motrices controladas por los propios niños/as.
• Que sus pulsadores o botones sean muy accesibles y fáciles de accionar.
• Que sus piezas sean fáciles de encajar.
• En estructuras grandes tipo mobiliario (cocinas, bancos de trabajo, etc.), que sus dimensiones permitan introducir las sillas de ruedas, o que permitan un desglose en módulos para poder utilizarlos desmontados sobre una superficie.
• Que permitan un fácil acceso a todas sus posibilidades o funciones.
• Que los juguetes de sobremesa tengan antideslizantes en su parte inferior.
• Que no exijan mucha rapidez de movimientos o que se puedan regular los tiempos de respuesta.
• Que no obliguen a movimientos simultáneos (p.e. presionar 2 teclas a la vez).

Sugerencias para la realización de adaptaciones
• Fijar las bases de los juguetes (con velcro, imanes, gatos, etc.) para evitar movimientos no deseados durante el juego.
• Modificar los vestidos de las muñecas para facilitar su manipulación (p.e. con velcros en las costuras).
• Engrosar piezas, mangos o agarradores para facilitar su agarre y manejo.
• Colocar reposacabezas, chalecos o cinturones de sujeción para mantener la postura.
• Añadir cuerdas o varillas para facilitar el arrastre de algunos juguetes.
• Modificar las dimensiones del juguete (altura, profundidad, etc.) para permitir el acceso al mismo de forma frontal.
• Incorporar elementos en relieve (tacos, palancas, anillas, etc.) que faciliten el giro o agarre de las piezas.
• Adaptar el juguete para poder accionarlo a través de un pulsador externo.

Juguetes para niños con discapacidad intelectual

Consejos para su selección y diseño
• Que tengan fácil manejo de todas sus funciones, para que permita al niño/a poder jugar con autonomía.
• Que su diseño sea sencillo y realista, lo que permitirá al niño/a trabajar la transferencia y generalización de los aprendizajes.
• Que resulten atractivos desde el principio hasta el final de su uso, lo que permitirá mantener la atención y el interés durante todo el juego.
• Que permitan tiempos de respuesta largos, para que todos puedan jugar aunque su ritmo sea un poco más lento.
• Que no requieran altos niveles de concentración o razonamiento.
• Si son juegos de reglas, que tengan la posibilidad de adaptarse a niveles cognitivos más bajos, reduciendo el número de reglas y la complejidad de las mismas.