De viaje con su hijo con discapacidad

Fuente: Pacesetter, Verano 2004.- Autor: Jodi Legge
Traducción abreviada: Angela Couret
Publicado en Paso-a-Paso, Vol. 15 No. 4

hijo y padre
Viajar con niños con discapacidad requiere mayor planificación, pero si la familia se prepara, el viaje puede resultar satisfactorio para todos. Eso sí, es primordial planificar con anticipación para satisfacer esas necesidades especiales de su hijo.

 

Consideraciones generales

 

– Consulte con el médico de su hijo o con la organización representativa de su discapacidad para informarse sobre los servicios médicos disponibles en el camino.

 

– Asegúrese que su hijo lleve siempre una identificación con sus teléfonos de contacto.

 

– Lleve las medicinas de su hijo en dos frascos diferentes (si se pierde uno, tendrá otro de repuesto). Empaque los frascos en sitios diferentes. Asegúrese que las medicinas no se vean afectadas por el calor o la altitud.

 

Si vuela a su destino

 

– Haga las reservaciones lo antes posible y averigue los servicios de accesibilidad que ofrece la aerolínea. La mayoría de las aerolíneas tienen información disponible en su sitio web.

 

– Recuerde que Ud. puede solicitar que se realice el chequeo de seguridad en privado.

 

– Contacte la aerolínea por adelantado si va a necesitar algún acompañante al llegar a su destino.

 

Si su hijo utiliza silla de ruedas

 

– Pregunte si se puede llevar la silla de ruedas dentro del avión, en lugar de chequearla por equipaje.

 

– Mida la silla para asegurarse que pueda pasar por el pasillo del avión.

 

– Si utiliza una silla de ruedas eléctrica, infórmese sobre la normativa de la aerolínea en relación con las baterías.

 

– Hágale mantenimiento a la silla antes de salir de viaje. Empaque herramientas para cualquier reparación sencilla.

 

Medicamentos o equipos médicos

 

– Lleve los medicamentos con Ud. en su equipaje de mano.

 

– La mayoría de los aviones no tienen refrigerador a bordo, así que tenga esto presente.

 

– Lleve una copia de la historia médica de su hijo o una carta de su médico si su hijo tiene alguna enfermedad rara.

 

– Si su hijo tiene algún implante metálico o necesita llevar consigo algún equipo médico, tal como inyectadoras, lleve la documentación apropiada (indicaciones del médico) para mostrarla a las autoridades de seguridad.

 

– Infórmese con la aerolínea sobre su política en relación con animales de asistencia.

 

– El Departamento de Transporte de Estados Unidos ha establecido un número gratuito para ayudar a viajeros con discapacidad: 1-800-778-4838 ó 1-800-455-9880 (TTY).

 

Hospedándose en un hotel o motel

 

– Comuníquese telefónicamente con el propio sitio de alojamiento para averiguar si es accesible para personas con discapacidad o si cumple con las necesidades de su hijo. No confíe en un servicio centralizado de reservaciones. Con frecuencia no están ubicados en la ciudad que Ud. visitará y nunca han visto el lugar.

 

– Si su hijo tiene dificultades de movilidad, pregunte a las personas del hotel o motel preguntas específicas sobre accesibilidad. Por ejemplo…

 

– ¿A qué distancia de la entrada se encuentra el estacionamiento reservado para personas con discapacidad?

 

– ¿La entrada tiene escalones?

 

– ¿Las puertas de la habitación permiten el paso de una silla de ruedas?

 

– ¿Es la piscina accesible? ¿Cómo así?

 

– Si el hotel tiene restaurante, ¿es éste accesible?

 

– Si Ud. tiene dificultad para obtener la información que necesita, pida hablar con Mantenimiento o con Ama de Llaves quienes usualmente conocen bien la disposición de las habitaciones. Si todo lo demás falla, pida hablar con el gerente general.

 

– Cuando se sienta satisfecho que el hotel o motel le ofrecerá las instalaciones y servicios que Ud. necesita, garantice su habitación con tarjeta de crédito.

 

Visitando las atracciones turísticas

 

– Infórmese anticipadamente sobre la accesiblidad. Asegurese que cuenten con los servicios que requiere su hijo.

 

– Anticípese a retrasos o largas filas. Lleve con Ud. los medicamentos, planifique actividades para aligerar las esperas.

 

– Dele a su hijo una cámara desechable para que tome fotos desde su propia perspectiva.

 

– Recuerde que, por consideraciones de responsa-bilidad legal, la mayoría de los parques no ofrecen ayuda para trasladar al niño con discapacidad física dentro o fuera de un paseo o atracción . Los padres deben asumir esta responsabilidad.

 

Asegúrese de incorporar suficiente tiempo de descanso en la programación

 

– Traiga de casa almohadas, sábanas y otros artículos de “confort” para ayudar a la hora de dormir.

 

– Lleve siempre bastante agua. Con frecuencia los niños que permanecen muchas horas sentados sudan mucho y necesitan hidratación.

 

Ensaye haciendo viajes cortos
Esto es particularmente importante si su hijo tiene problemas conductuales. Planifique con anticipación intervenciones positivas para esos momentos de crisis. Practique las estrategias en viajes cortos para evaluar si funcionarán en viajes más largos.

 

¡Relájese!
Preparándose con cuidado, de acuerdo con las necesidades de su hijo, el viaje puede resultar una experiencia positiva para toda la familia.

Vive el envejecimiento activo: memoria y otros retos cotidianos. Ejercicios y actividades para la estimulación cognitiva.

Vive el envejecimiento activo: memoria y otros retos cotidianos. Ejercicios y actividades para la estimulación cognitiva.

En este cuaderno se ofrecen una serie de actividades para mantener la mente activa. Se indican las ventajas de participar en juegos de mesa, de realizar pasatiempos y de dedicar un tiempo a la resolución de ejercicios concretos para estimular la cognición, es decir, las capacidades mentales.

Los juegos de mesa, además, facilitan y potencian la participación social. Sin embargo, todo puede tener dos caras. Los beneficios cognitivos que puede aportar la realización de ejercicios pueden perder todo su valor si no somos capaces de dosificarlos, haciendo que nos comportemos como seres solitarios y con pocos intereses respecto al resto del panorama vital. (AU).

Enlace para descargar: Vive el Envejecimiento activo

Fomentando la amistad en programas recreativos inclusivos

amistad2
Uno de los objetivos centrales en programas recreativos inclusivos es fomentar la interacción social y la amistad entre los participantes. Siguen algunas pautas para crear entornos recreativos inclusivos y divertidos.

Estructurar las actividades y el entorno para promover interacciones cooperativas

Estructurando interacciones cooperativas, evitaremos el riesgo de que los compañeros sin discapacidad se sientan incómodos o que incluso rechacen a sus compañeros con necesidades especiales.

Las actividades grupales tienden a seguir uno de los siguientes modelos de interacción: el competitivo, el individualista o el cooperativo. Cada modelo tiene sus fortalezas y a veces pueden combinarse.

En su aplicación tradicional, el modelo competitivo resulta en un ganador, mientras los demás pierden. En un grupo donde uno o varios de los miembros tienen discapa-cidad, es muy posible que sean ellos quienes “lleguen de último”. Un ejemplo de una estructura competitiva sería un grupo de niños, algunos con dificultad motora, alistándose a la orilla de un lago para una competencia de remos. Cada uno tiene su propia canoa y remo. El Guía anuncia que el primero en llegar a la otra orilla se ganará un remo. Los niños con mala coordinación y bajo tono muscular no tendrían mucha oportunidad de ganar.

En la estructura individualista, cada miembro del grupo trabaja para mejorar su último desempeño.

Potencialmente, cada participante, incluyendo los que presentan discapacidad, podría ganar al mejorar su desempeño. Volviendo al ejemplo de la canoa, el líder organizaría a los participantes a la orilla del lago y les diría que la semana pasada al cruzar el lago se registró el tiempo personal de cada uno. Por lo tanto, quienes mejoren su tiempo ganarán un remo, aún cuando esa mejora sea pequeña.

Las actividades cooperativas son muy útiles cuando el objetivo es promover la amistad entre los compañeros. La estructura de aprendizaje cooperativo fomenta la interdependencia porque en ese modelo la condición que determina que el grupo gane es lograr la meta entre todos. Utilizando el ejemplo de la canoa, el líder podría pedirle a un grupo de niños montarse en una canoa más grande, entregándole a cada uno un remo y diciéndoles que deberán remar lo más duro posible y que todos ganarán un premio si trabajan conjuntamente para mantener la canoa dentro del camino marcado por los flotadores (ubicados de tal forma que no se requiere remar perfectamente para lograrlo). El líder deberá vigilar que todos remen y que se animen y apoyen mútuamente.

Desde el punto de vista de la socialización, la estructura cooperativa es la más efectiva para lograr una interacción social positiva y una inclusión exitosa. En una situación competitiva, los muchachos se concentrarían en remar lo más rápido posible; sin oportunidad para socializar. De manera similar, en la estructura individualista, los muchachos se concentrarían en mejorar su último desempeño. Nuevamente, no hay incentivo para socializar. Sin embargo, en la estructura cooperativa, cada persona querrá apoyar a su compañero para lograr un objetivo grupal a su alcance.

Definir el objetivo principal de la actividad: Mejorar destrezas, socializar o ambos.

La mayoría de las actividades promueven tanto el desarrollo de destrezas como la socialización, pero en ocasiones, se le otorga mayor peso a uno de estos objetivos. El guía deberá aclarar el objetivo de cada actividad, para evitar situaciones en que los participantes se frustren cumpliendo objetivos conflictivos. Cuando el objetivo primario sea el desarrollo de destrezas, el programa deberá organizarse para que todos los participantes puedan participar en el logro del objetivo.

Definir el rol de los participantes.

Es importante que el guía defina si los compañeros sin discapacidad deberán interactuar con los que tienen discapacidad en calidad de tutores, compañeros o ambas cosas a la vez.

Usualmente el principal rol de un par tutor es enseñar una destreza a un compañero con discapacidad. Se trata de una relación “vertical”, donde el tutor actúa como “maestro” y el compañero como “alumno.”

El principal objetivo del modelo de par compañero es promover interacciones sociales positivas entre un niño con discapacidad y un niño sin discapacidad. La relación es “horizontal”, es decir, una relación relativamente equilibrada, donde se toman turnos. Por ejemplo, dos compañeros pueden hacer pizza turnándose para colocar los ingredientes. En este modelo, es recomendable que los compañeros sean aproximadamente de la misma edad. También es aceptable que el niño sin discapacidad sea 1 ó 2 años mayor.

Generalmente no es necesario elegir uno de los dos modelos (tutor o compañero). Inicialmente los guías pueden concentrarse en facilitar la amistad, permitiendo que la adquisición de destrezas surja de forma natural dentro del marco de esa amistad.

Reclutar participantes sin discapacidad.

Una herramienta útil para reclutar participantes sin discapacidad – al igual que para reclutar voluntarios adultos – es elaborar una presentación audiovisual que muestre personas con y sin discapacidad interactuando de manera natural y divertida. De esa forma presentamos una imagen positiva a potenciales participantes, logrando despejar estereotipos desajustados y generando la expectativa que todos los integrantes tendrán experiencias positivas.{mospagebreak}

Fortalecer las destrezas de socialización de los participantes sin discapacidad.

Los niños sin discapacidad usualmente saben como interactuar de manera amistosa con sus compañeros con discapacidad, pero puede ser conveniente pulir y expandir esas destrezas. Por ejemplo, enseñándoles como mejorar la comunicación con sus compañeros y como ayudarles a superar posibles barreras. Una forma de hacerlo sería convocando reuniones en que los participantes sin discapacidad y los guías puedan conversar sobre esos desafíos e identificar estrategias para abordarlos. Cuando los compañeros sin discapacidad se esfuerzan por descubrir formas de mejorar la participación de un compañero con discapacidad, aflora la empatía, el autoconocimiento y la madurez.

Implementar un currículum complementario para trabajar el compañerismo.

Posibles tópicos de discusión:
– ¿Cómo jugamos juntos? Conversar sobre la toma de turnos entre compañeros, cómo intercambiar comentarios agradables, cómo ayudarnos mutuamente ante una tarea difícil, mantenernos cerca unos de otros, sonreír, etc.
– ¿Cómo nos comunicamos? Ofrecer sugerencias para mejorar la comunicación, tales como conversar lentamente, dar tiempo al interlocutor para responder, intentar otra forma de comunicarnos si no nos entienden, y no darnos por vencidos.
– ¿Qué es una prótesis? Conversar sobre el uso de las herramientas (por ejemplo, una escalera, una brocha de pintar) que las personas sin discapacidad utilizan para realizar ciertas tareas (por ejemplo, para pintar la casa). Muestre algunas prótesis (por ejemplo, una pierna artificial o equipo adaptativo) y explique que éstas son herramientas que utilizan las personas con discapacidad.
– ¿Cómo vive una persona con discapacidad en nuestra comunidad? Invitar a una persona con discapacidad a conversar sobre como se traslada de su casa a su trabajo, como se divierte, como hace sus compras, etc.
– ¿Qué significa ser amigos? Conversar sobre la naturaleza de la amistad. Pedirle a los participantes conversar sobre semejanzas y diferencias en sus relaciones de amistad con personas con y sin discapacidad.

Aplicar un Inventario Ecológico (Environmental Analysis Inventory) para identificar otras necesidades de instrucción.

En ocasiones puede ser recomendable evaluar el nivel de destrezas de un muchacho en relación con una actividad específica. El Inventario Ecológico puede utilizarse para determinar los componentes de la actividad que la persona ya domina y aquellos que requieren entrenamiento adicional. Este inventario puede definirse como un método sistemático de observar un evento a medida que ocurre en su entorno natural bajo condiciones típicas. A través del Inventorio Ecológico se identifican los componentes de una tarea y se desarrollan secuencias de instrucción. Seguidamente se le brinda al participante la oportunidad de realizar las tareas que conforman la destreza para determinar su nivel de desempeño y necesidades de instrucción adicional. Este inventario es también instrumental para identificar las estrategias de enseñanza apropiadas, al igual que las modificaciones que mejorarán la participación y el desarrollo de amistades.

Considerar la participación parcial.

La participación parcial afirma el derecho de la persona con discapacidad a participar en programas recreativos junto con sus pares sin discapacidad, independiente de su grado de dependencia o nivel de funcionamiento.

La participación parcial es particularmente beneficiosa cuando se aborda de forma sistemática y tomando en cuenta no solo las destrezas del participante, sino también las adaptaciones individuales necesarias para mejorar su participación.

Al planificar las adaptaciones, deberán ser individualizadas, o sea, ideadas para satisfacer las necesidades específicas del participante. Recuerde que las adaptaciones que funcionan para una persona posiblemente no resulten con otra. Por ejemplo, el hecho que una determinada persona con discapacidad intelectual necesite ayuda permanente para participar en un programa deportivo no significa que todas las personas con discapacidad intelectual requerirán una intervención tan intensiva.

Asimismo, las adaptaciones deben concebirse como medidas temporales. El objetivo de implementarlas es apoyar a la persona en la adquisición de las destrezas para lograr determinada actividad. A no ser que la adaptación sea inherentemente necesaria, como podría ser un zapato con suela elevada para compensar una pierna más corta, o un guía vidente para un esquiador invidente, las modificaciones deben concebirse como adecuaciones temporales. Por ejemplo, inicialmente la persona podría necesitar ayuda individual para participar en un programa de ejercicios y a medida que se familiarice con el protocolo de participación y con los ejercicios, el apoyo debería desvanecerse gradualmente hasta que la persona pueda participar independientemente.

Las adaptaciones pueden abarcar modificaciones en uno o varios de los siguientes aspectos: materiales o equipo, reglas de juego, secuencia de destrezas o el propio entorno. Por ejemplo: los materiales/equipo pueden adaptarse para permitir que el participante los manipule más fácilmente. Las reglas del juego pueden cambiarse para simplificar la actividad. Los pasos requeridos en una actividad pueden reorganizarse para lograr mayor seguridad y eficiencia y el entorno puede modificarse para promover la accesibilidad de las instalaciones.
Evitando problemas recurrentes
Ocasionalmente nuestras mejores intenciones por organizar programas inclusivos se complican por crearnos problemas innecesarios. A continuación enumeramos algunos de estos potenciales problemas, ofreciendo sugerencias para evitarlos.

Integrar demasiado rápidamente.
Un club comunitario votó unánimamente incorporar al grupo a Janice, con problemas emocionales severos. Querían que comenzara inmediatamente y que se le incluyera en todas las actividades. Ese encomiable entusiasmo se convirtió en un sentimiento de culpa cuando tuvieron que retirar a Janice al poco tiempo porque los demás niños no podían lidiar con su conducta inapropiada. El guía del grupo y los participantes debieron iniciar la integración gradualmente, empezando con una actividad breve, de tipo social.

Hacer énfasis en la socialización en el momento equivocado.
A veces los guías del grupo le piden a los compañeros sin discapacidad socializar con el compañero con discapacidad en un momento en que están bajo presión por terminar un proyecto. Para evitar este problema, pídale a los voluntarios ayudar a la persona con discapacidad y permita que los participantes sin discapacidad dediquen su tiempo a sus propios proyectos. O, pídale a los participantes que tomen turnos para ayudar al compañero con discapacidad utilizando un sistema cooperativo.
Edades disparejas.
Un niño pequeño sin discapacidad se sentirá incómodo si se espera que interactúe con un niño bastante mayor con discapacidad, particularmente en una situación de tutoría entre pares. La tutoría entre pares funciona mejor cuando el tutor es mayor que la persona tutoreada. Cuando la expectativa es que surja la amistad, el par sin discapacidad debe ser al menos de la misma edad que el niño con discapacidad, aún mejor si es un par de años mayor.


Adaptado y traducido por Angela Couret partiendo del texto Making Friends, Using Recreation Activities to Promote Friendship Between Children With and Without Disabilities. Autores: Linda A. Heyne, Ph.D., Stuart J. Schleien, Ph.D.,
Leo H. McAvoy, Ph.D. University of Minnesota.
Publicado en Paso-a-Paso, Vol. 17 No. 4

 

Selección y adaptación de juguetes para niños y niñas con discapacidad

Fuente: Juego, Juguetes y Discapacidad. La importancia del Diseño Universal.
Publica: AIJU (España)
Publicado en Paso-a-Paso, Vol. 22.2

Nota: A continuación se ofrecen extractos de esta guía, disponible para su descarga gratuita aquí:
http://www.guiadeljuguete.com/2009/docs/juego-juguete-y-discapacidad.pdf

En ocasiones, los niños  con discapacidad pueden utilizar los juguetes comercializados pero, algunas veces, la accesibilidad a estos productos es reducida o nula.

Cuando el juguete no puede ser usado por estos niños, tal como se comercializa, a veces es posible variar los objetivos o reglas del juego, o realizar algunas adaptaciones que, bien pueden ser muy sencillas, (p.e. fijar el juguete con velcro a una base) o requerir la intervención de especialistas (p.e. traducir los efectos sonoros en efectos visuales).

Existen diversos tipos y grados de discapacidad, y ello genera una gran dificultad para marcar unas directrices generales respecto a cómo seleccionar, adaptar o diseñar juguetes para este tipo de personas. No obstante, a continuación se indican una serie de recomendaciones generales para la selección y adaptación de juguetes para personas con discapacidad.

Consejos generales para la selección, diseño y adaptación de juguetes para niños y niñas con discapacidad

Debe cumplirse un “Diseño para Todos”, de forma que niños/as con y sin discapacidad, puedan utilizar los mismos juegos en similares condiciones. Así conseguimos la participación de los niños/as con discapacidad en el juego de los que no la tienen y se reduce la diferenciación al utilizar juguetes accesibles.

• Los juguetes deben ser versátiles, es decir, que permitan varias formas de interacción o que posibiliten cambiar sus reglas para facilitar la adaptación de cada juguete a cada caso.
• Deben ser adecuados a su edad, aunque se encuentren en una etapa anterior de desarrollo. Por ejemplo, en un centro de actividades de manipulación para un niño/a de 10 años con discapacidad motora adaptaremos el tamaño y la propuesta de juego porque, seguramente, no le resultará interesante uno de los que habitualmente usan los bebés.
• Debemos asegurarnos de que las adaptaciones respeten las normas de seguridad para la fabricación de juguetes y no introduzcan peligros. Por eso es fundamental consultar con un especialista.
• En ocasiones, los niños/as con discapacidad pueden tener ritmos de aprendizaje distintos a otros, por ello es importante cuestionar y adaptar las indicaciones respecto a la edad.

Juego y discapacidad motora

El juego de los niños/as con discapacidad motora está muy condicionado a su capacidad de movimientos y a la cantidad y tipo de recursos lúdicos a los que pueden acceder.

Muchas personas con discapacidad física tienen dificultades para el manejo de juegos y juguetes, precisamente porque éstos requieren de habilidades que están en estos casos más comprometidas: el desplazamiento, la movilidad de segmentos corporales, los alcances, la precisión en movimientos, la coordinación, etc. Esta dificultad implica, en muchas ocasiones, que el aprovechamiento de los juguetes no sea al 100%, que sean necesarias adaptaciones en los productos o que necesiten ayuda de terceras personas durante el juego.

Normalmente los niños/as con discapacidad motora empiezan su rehabilitación física en los primeros meses de su vida. Los padres ponen mucha energía e interés en esta actividad y, a veces, se descuida la estimulación a través del juego y el disfrute a través de la propia actividad lúdica.

Hemos de ser conscientes de que para muchos niños con discapacidad motora, poder activar un juguete a través de un pulsador, no es una acción que se queda en ella misma, sino que es el primer paso, para después acceder a otros dispositivos como un ordenador personal, un comunicador, un mando de televisor, una llave, un interruptor de la luz, etc.

Así, además de los propios beneficios del juego, poner en marcha un juguete, forma parte de un proceso de aprendizaje que abre todo un mundo de posibilidades en el control del propio entorno y de la propia vida.{mospagebreak}

Juguetes para niños/as con discapacidad motora

Consejos para su selección y diseño
• Que se manipulen mediante técnicas motrices controladas por los propios niños/as.
• Que sus pulsadores o botones sean muy accesibles y fáciles de accionar.
• Que sus piezas sean fáciles de encajar.
• En estructuras grandes tipo mobiliario (cocinas, bancos de trabajo, etc.), que sus dimensiones permitan introducir las sillas de ruedas, o que permitan un desglose en módulos para poder utilizarlos desmontados sobre una superficie.
• Que permitan un fácil acceso a todas sus posibilidades o funciones.
• Que los juguetes de sobremesa tengan antideslizantes en su parte inferior.
• Que no exijan mucha rapidez de movimientos o que se puedan regular los tiempos de respuesta.
• Que no obliguen a movimientos simultáneos (p.e. presionar 2 teclas a la vez).

Sugerencias para la realización de adaptaciones
• Fijar las bases de los juguetes (con velcro, imanes, gatos, etc.) para evitar movimientos no deseados durante el juego.
• Modificar los vestidos de las muñecas para facilitar su manipulación (p.e. con velcros en las costuras).
• Engrosar piezas, mangos o agarradores para facilitar su agarre y manejo.
• Colocar reposacabezas, chalecos o cinturones de sujeción para mantener la postura.
• Añadir cuerdas o varillas para facilitar el arrastre de algunos juguetes.
• Modificar las dimensiones del juguete (altura, profundidad, etc.) para permitir el acceso al mismo de forma frontal.
• Incorporar elementos en relieve (tacos, palancas, anillas, etc.) que faciliten el giro o agarre de las piezas.
• Adaptar el juguete para poder accionarlo a través de un pulsador externo.

Juguetes para niños con discapacidad intelectual

Consejos para su selección y diseño
• Que tengan fácil manejo de todas sus funciones, para que permita al niño/a poder jugar con autonomía.
• Que su diseño sea sencillo y realista, lo que permitirá al niño/a trabajar la transferencia y generalización de los aprendizajes.
• Que resulten atractivos desde el principio hasta el final de su uso, lo que permitirá mantener la atención y el interés durante todo el juego.
• Que permitan tiempos de respuesta largos, para que todos puedan jugar aunque su ritmo sea un poco más lento.
• Que no requieran altos niveles de concentración o razonamiento.
• Si son juegos de reglas, que tengan la posibilidad de adaptarse a niveles cognitivos más bajos, reduciendo el número de reglas y la complejidad de las mismas.

Cómo ayudar a tu hijo a tener unas felices fiestas

Autora: Dale S. Brown (2006), autora de cuatro libros sobre las dificultades del aprendizaje y gerente senior de LD OnLine.
Fuente: LDOnline.com
Traducción: Angela Couret
La época de fiestas es un tiempo para aproximarnos a nuestras familias y nuestras comunidades, para compartir la amistad. Es época de reuniones y diversión. Desafortunadamente, los niños que presentan problemas conductuales y dificultades para socializar  pueden llegar a sentirse solos y excluidos durante este tiempo festivo. Sin embargo, hay acciones que puedes tomar para contribuir a que tu hijo disfrute las fiestas y se sienta amado. Siguen algunas ideas…
Ayuda tu hijo a elegir o confeccionar sus regalosInste a sus hijos a emplear su talento para crear algo especial para los amigos y la familia. Muchos niños pequeños con dificultades de aprendizaje tienen habilidades artísticas o mecánicas. Podrías ayudarles a diseñar una tarjeta de felicitación electrónica en la computadora, hornear galletitas o hacer pequeños adornos festivas para regalar.

Prepare a su hijo para las reuniones sociales
Explíqueles el cronograma de actividades y aclare lo que se espera de ellos.
Un ejemplo podría ser:
– Los invitados llegarán entre las 2 y las 3. Yo los recibiré en la puerta. Necesito que estés en la sala de estar familiar. Los niños se reunirán contigo allí para jugar.
– La comida empezará a eso de las 6. Necesito que vengas para la cocina a ayudarme como a las 5:30. Deberemos tenerlo todo listo y luego invitar a las personas para que pasen.

De ser posible, enséñele a su hijo los nombres de los invitados anticipadamente. Trate de mostrarle fotos o recordarle las personas que ya conoce. Explíquele los vínculos familiares entre las personas (hermano, hermana, esposo, esposa, primo).

Ensaye diversos posibles escenarios con su hijo. Por ejemplo, cómo aceptar un regalo amablemente, cómo mostrar alegría al abrirlo y cómo agradecer por su nombre a la persona que se lo entregó. También podrían enseñarle cómo darle la bienvenida a las personas en la puerta.

Alerte a la familia y a los invitados sobre alguna posible conducta inusual de su hijo o acciones que pudiesen malinterpretarse. Si lo cree conveniente, sugiérales a sus invitados cómo deben reaccionar ante estas conductas.

Por ejemplo, adviértales que el niño…
– A veces no comprende los chistes
– No comprende el tono de voz sarcástico
– Tiende a interpretar las cosas de manera literal
– Puede conversar sin parar sin percatarse que otra persona quiere intervenir en la conversación
– Interrumpe a otras personas porque no se da cuenta que su interlocutor no ha terminado de hablar
– Es torpe y no le gusta que le echen bromas por ello {mospagebreak}

Incluya a su hijo en las conversaciones y las actividades

– Si su hijo no sabe como intervenir en una conversación, manténgase alerta. Pídale su opinión cuando note que quiere participar. Si se extiende demasiado, interrumpa y guíe la conversación hacia otra persona
– Déle un rol en los juegos e invítelo a participar en las actividades.

Planifique cómo manejar la sobre estimulación.

El gentío, el ruido, el barullo y la confusión de las reuniones festivas puede hace que algunos niños se sientan sobre estimulados por las múltiples sensaciones. Podría presentarse un estallido. Tenga un plan de acción para su hijo. Dígale que puede pedir permiso para salirse de la fiesta y estar un rato solo en una habitación o salir afuera. Ud. y su esposo pueden mantenerse vigilantes y sacar al niño a caminar o sentarse tranquilos un rato si parece alterado.

Haga adecuaciones para las dificultades de su hijo

Por ejemplo:
– Si el niño tiene dificultad para leer delante del grupo y la costumbre es leer las dedicatorias al momento de abrir los regalos, pídale a los primeros en hacerlo que no lean las tarjetas en voz alta. Dele el regalo a su hijo diciendo, “Este regalo es del Tío John”.
– Si su hijo no capta los chistes, explíqueselos en privado o mientras todos ríen, mencione casualmente el significado chistoso.

Asígnele una función donde su hijo pueda destacarse

Podría pedirle a su hijo:
– Colocar uno de sus proyectos a la vista de todos en la sala. Por ejemplo, el que presentó en la feria del colegio.
– Armar los juguetes o preparar un juego después de abrir el regalo
– Organizar al grupo para jugar
– Hacer un centro de mesa o decorar una habitación
– Entregar los regalos a los diferentes invitados

 Agradezca a los adultos que colaboran con su hijoLa época festiva es una buena ocasión para expresar gratitud. Envíele a los maestros de su hijo una nota agradeciéndoles específicamente por ayudar a su hijo. Si hay un vecino, un joven voluntario u otro profesional que haya mostrado particular interés en su hijo, expréseles lo importante que es su aporte para el autoestima de su hijo y para su crecimiento futuro. Ayude a su hijo para que escriba una carta o entregue un pequeño detalle en señal de agradecimiento.Lea con su hijo un libro relacionado con las fiestas

Escojan juntos un libro y léaselo a su hijo por el puro placer de compartir la historia. Permítale escuchar las palabras y disfrutar de las ilustraciones sin presionarlo para que participe. Déjelo leer si lo desea, pero si se equivoca, repita el pasaje correctamente sin ser demasiado crítico.

La época de fiestas es un buen momento para pedirle a su hijo que participe en algún proyecto de utilidad para otras personas. Toda la familia puede colaborar. Los papás pueden asistir a la actividad inicialmente para ver cuál sería la mejor forma en que su hijo participe.  Estas actividades le ayudarán a prepararse para una futura profesión y además fortalecerá su autoestima. Aún más importante, los niños con dificultades del aprendizaje pueden mejorar sus comunidades y debemos estimularlos a compartir sus habilidades.

23 maneras de comunicarse con un niño sin lenguaje expresivo

«Solo porque una persona no pueda hablar no significa que no tenga nada que decir». 

Fuente:Friendship Circle

1. Déle un significado A Katie le gusta dar palmadas, por lo que le enseñamos a dar palmadas cada vez que quiere decir «sí».

2. Póngase a su nivel Jugar y hablar es más fácil si se puede ver a la otra persona. Siéntese para estar al mismo nivel que su hijo.

3. Hable con él Eddy no puede hablar y su capacidad de comprensión es, además, limitada. No obstante, es importante seguir hablando con él sobre todo lo que le acontece.

4. Anímele a establecer contacto visual Yo me pego pegatinas en la frente para que mi hijo fije su mirada en ellas. Esta actividad le recuerda que tiene que mirar a las personas a la cara, de modo que estas últimas sientan que está interactuando con ellas.

5. Tiene significado; es solo que no es algo obvio Para nosotros cada señal no verbal forma parte de la comunicación e intentamos  averiguar lo que Gaby  intenta decirnos.

7. ¿Quieres X o Y? Cuando estoy intentando comunicarme con mi hijo (el cual no habla), le pregunto: «¿Quieres X (tocando una cosa) o y (tocando otra)?». Entonces, él elije una de las dos. Ahora utilizamos este método no solo con elecciones, sino en muchas otras situaciones comunicativas diferentes.

8. Cree otros modos de expresión Concédale a su hijo la oportunidad de expresarse: mediante el baile, la música, el dibujo, la pintura, las texturas, tambores, maracas, etc., y utilice usted también dichos métodos para comunicarse con él. Si es necesario, túmbese sobre una alfombra en el suelo con él para ver el mundo desde su punto de vista.

9. No es algo obvio Los terapeutas a menudo te piden que mantengas contacto visual con ellos. Nosotros (las personas con síndrome de Asperger), solemos evitar el contacto   porque nos ayuda a concentrarnos en lo que dice la persona con la que hablamos. Me cuesta mucho procesar la información verbal e interpretar las señales faciales de mi interlocutor al mismo tiempo.

10. Use marionetas y cante Con frecuencia, los niños con trastorno del espectro autista no se comunican con otras personas ni mantienen contacto visual. No obstante, pueden comunicarse y, de hecho, lo hacen (a menudo verbalmente) con una marioneta o incluso con sus mascotas. A algunos niños les encanta cantar y pueden hacerlo estupendamente aunque no suelan comunicarse de manera verbal. Es muy importante ayudarles a aprovechar estas destrezas personalescomo medio de interacción.

11. Cree historias sociales Yo he creado mis propias historias sociales usando fotos de mi hijo e imágenes prediseñadas. Se pueden encontrar imágenes de casi cualquier cosa a través de Microsoft Office y escribir historias personalizadas con facilidad.

12. Cree «tarjetas didácticas» Eche fotos a los juguetes favoritos de una persona que no habla, de miembros de su familia, objetos (como por ejemplo, un vaso o una galleta), etc. Para empezar, elija los objetos más inspiradores; imprímalos y lamínelos en tamaño postal. A continuación, dele la opción de escoger tres tarjetas a la vez (como máximo) y anímele a elegirlas señalándolas o tocándolas. Quizá resulte útil poner el símbolo pertinente en el reverso de la foto como referencia a la hora de escoger el resto.

13. Lleve una tarjeta sorpresa Si tiene un hijo con autismo o síndrome de Asperger, merece la pena llevar consigo una tarjeta «sorpresa» para posibles situaciones inesperadas (como por ejemplo, simulacros de incendio, que suceden sin previo aviso). En dicha tarjeta, dibuje un símbolo (un signo de exclamación) y una frase como: «¡SORPRESA! Vamos a ir a x, y, z» (el lugar favorito de su hijo).

14. Fotos instantáneas con teléfonos móviles No se olvidede sacar el mayor provecho de su teléfono móvil (si tiene cámara). Se trata de un fantástico dispositivo instantáneo que puede utilizar como herramienta de comunicación por medio de fotos.

15.Makaton ¡Mi mejor consejo es el lenguaje de signos Makaton!¡Nos alegramos tanto de haber enseñado a Zoe a usar Makaton! Aunque todavía no puede decir ninguna palabra, hacer gestos le ayuda a aliviar su frustración: ahora puede decirnos qué quiere, y los signos que utilizamos le ayudan a entender lo que decimos. Es un método que requiere tiempo, pero merece muchísimo la pena.

16. Objetos de referencia Los objetos de referencia resultan de gran utilidad a la hora de ayudar a las personas que tienen una profunda discapacidad de aprendizaje o algún otro tipo de discapacidad sensorial que les impide entender el mundo que les rodea. Utilice un objeto para simbolizar la actividad que van a realizar; por ejemplo, un cuchillo para representar la cena, o una toalla para representar el baño.

17. Proloquo2Go Si está buscando alguna herramienta que le ayude a mejorar la comunicación con su hijo y no logra encontrar nada que este último encuentre socialmente aceptable, pruebe a utilizar Proloquo2Go en su iTouch.

18. Bocadillos A Carriele gustan los dibujos animados, así que pensamos que podríamos ayudarla a través de estos. Así pues, utilizamos dibujos animados con bocadillos para facilitarle la compresión de la información.

19. Pasaportes de comunicación Un pasaporte de comunicación es un documento de una página que el niño lleva consigo todo el tiempo. Este pasaporte proporciona a otras personas información básica acerca de cómo se comunica el niño y qué tipo de apoyo necesita. Puede obtener más información relacionada con los pasaportes de comunicación en la siguiente página web: <www.communicationpassports.org.uk>.

20. Libros y gráficas de comunicación Algunos niños pueden aprender a tomar decisiones señalando un símbolo o una palabra en un libro de comunicación o en una gráfica de comunicación. A veces señalan el símbolo con un puño o con un dedo, y otras veces lo señalan con la mirada o con un puntero. En la página web<contactcandle.co.uk>puede encontrar consejos sobre cómo elaborar libros y tableros de comunicación. Además, podrá imprimir un tablero de muestra con el que los niños pueden señalar con la vista la repuesta que quieren dar.

21. Communi-bands(«pulseras de comunicación») Mi hijo tiene un diagnóstico de parálisis cerebral discinética severa y no habla. Utilizamos las communi-bands(«pulseras de comunicación») para crear un sistema de comunicación sencillo: si quiere decir «sí» tiene que agitar, levantar o mover el brazo en el que lleva la pulsera verde, y si quiere decir «no» tiene que hacer lo mismo, pero con el brazo en el que lleva la pulsera roja. De este modo nos entendemos perfectamente. Estas pulseras de comunicación están disponibles en la siguiente página web: <www.thegreencrab.com>.

22. Portafolio personal Cerebra ofrece un servicio gratuito para ayudar a los padres a crear un portafolio personal para su hijo de dieciséis años o menos. Un portafolio personal es una libreta fácil de usar para que su hijo pueda presentarse a los demás. Es especialmente útil cuando este tiene problemas para comunicarse. Es también muy útil para profesores y profesionales. Si desea obtener más información, puede visitar la siguiente página web: <www.cerebra.org.uk>.

23. Interacción intensiva Tengo un hijo de siete años y otro de cinco con trastorno del espectro autista. La interacción intensiva me ayudó a no desesperarme y eliminó las barreras de comunicación que se interponían entre mis hijos y yo. Si desea obtener más información, puede visitar la siguiente página web:<www.intensiveinteraction.co.uk>

¿Cómo se comunica usted con su hijo sin lenguaje expresivo ?

LOS ESTUDIANTES QUE NO MARCHAN Y LA EDUCACION INCLUSIVA

En los últimos diez años hemos visto en Chile como las organizaciones estudiantiles han tomado el tema de la educación en sus manos. Logrando sumar las voluntades de distintos sindicatos profesorales, grupos sociales y políticos del país, actualmente, el tema se impone como prioritario en los distintos planes de gobierno.

Autor: Leonardo Farfan Muñoz
Fuente: Elquintopoder.cl
Fecha: 31 de agosto de 2014

Se han dado una serie de anuncios, que implican cambios profundos, en que se busca eliminar el lucro, que la educación no se convierta en un bien de consumo sino que sea un derecho, se intenta hablar de igualdad, de eliminar la selección, de que haya al parecer más influencia del estado en la administración de los recursos que se desean recaudar con la nueva reforma tributaria, de mayor control de quienes en forma particular han decidido levantar establecimientos educacionales y otras ideas que al parecer pueden ser un aporte y un progreso para la educación, pero ¿Están incluyendo a todos los estudiantes?

Los estudiantes que no marchan

Hay un proyecto de integración escolar, que algunos colegios han adherido y han implementado, algunos con éxito y la mayoría lamentablemente con muchas falencias, en que los recursos adicionales que se entregan para su desarrollo tienden a desviarse a otras necesidades de los establecimientos educacionales.

Estamos ante la duda profunda de saber si la mejora en la educación alcanza para estos estudiantes, los denominados NEE (Necesidades Educativas Especiales), los que requieren de herramientas adicionales para lograr su desarrollo como estudiantes, estos estudiantes que no marchan, que no salen a las calles, que no gritan ni dan vuelta jarros de agua sobre las autoridades, esos estudiantes silenciosos, esos estudiantes que han sido recibidos como la “excepción” dentro de un establecimiento y por eso mismo los padres deben sentirse “agradecidos” por contar con un espacio en el colegio, como si esto fuera un acto de caridad, un favor que el sistema le hace por recibir y tener a su hijo en el interior de la comunidad educativa.

¿El Estado está considerando a estos estudiantes?, será esta una reforma que incluya a los que son diferentes, a los que piensan y estructuran las ideas y las relaciones con otros de manera diferente, buscaremos crear espacios, diseños adecuados que los incluyan en el proceso de aprendizaje, aprenderemos a presumir que mas allá de la etiqueta existe un potencial en cada niño, en cada estudiante, en cada alumno.

Hoy deseo plasmar mis dudas, no prejuicios ni presiones, sólo deseo plantear que necesitamos saber que sucede con los niños que requieren colegios con desafíos educativos especiales, por esos niños y niñas que son diferentes, seguiremos intentando normalizarlos o daremos espacio a comprender su mente, sus intereses, sus emociones para ayudarles a desarrollarse como seres humanos íntegros y felices.

Hoy deseo decir que el Estado tiene la oportunidad de hacer una gran reforma educativa, pero queremos decirles que no nos dejen fuera, porque nuestros hijos e hijas también tienen derecho a una educación digna y de calidad.

Hoy yo deseo preguntar simplemente, ¿los niños que estudian en los PIE (Programa de Intervención Especializada) y los de la educación especial están considerados en esta gran reforma?