Una luz, no una cruz!

La sociedad ha cuestionado a las personas con discapacidad, ya sea por desconocer los tipos de discapacidad o por falta de información al respecto. Con frecuencia, desestiman sus capacidades y sus fortalezas. Asimismo, se expresan de forma peyorativa o sienten pesar por la condición que tiene una determinada persona con discapacidad.

Muchos padres podemos refutar lo dicho por la sociedad. Las diferencias son oportunidades para impulsar el crecimiento como persona. El que todo no sea igual, es único, la vida es más divertida y podemos sentirla.

Al nacer Alejandro iluminó nuestra existencia, y nos hizo sentir todo, él ha hecho de nuestras vidas toda una aventura, y vivimos con la firme creencia de que debemos aceptarnos a nosotros mismos y disfrutar, y dejar de pensar si el otro te acepta o te rechaza, nuestro hijo es nuestro PORQUE todos los días.

Los hermosos seres que nacen con discapacidad, son la ventana abierta que tenemos para indagar en nuestra manera de sentir, no es bueno ni es malo, es diferente y así merece ser entendido.

Ante un mundo globalizado, diverso y sin tabú, es importante analizar y comprender que las personas con discapacidad no son una carga, un peso o un “castigo divino”. La gran mayoría de las familias con hijos con discapacidad son felices y viven cada día como el primero: agradecidas por lo que tienen, dando pasos firmes, con seguridad, buscando siempre lo mejor para su hijo.

Es necesario el respeto para seguir derribando prejuicios…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s